VERSION ALTERNATIVA CAPITULO 3X10

VERSION ALTERNATIVa CAPITULO 3X10

Escena de la azotea

Después de la dramática escena del anterior capítulo Olivia aún no se encuentra muy cómoda con Peter…Lo siguiente es lo que mi imaginación ha forjado (por cierto, todo parecido con la realidad de la serie es pura coincidencia)

En la azotea hasta donde han perseguido al Observador, Peter se enfrenta a este intentando conseguir respuestas. El misterioso hombre calvo, saca su arma ultrasónica y dispara al chico, impulsándolo hacia atrás, cayendo inconsciente en el suelo. Olivia presencia lo ocurrido con pánico.
– ¡Peter! ¡Nooo! – grita intentando parar lo inevitable.
Angustiada, ve a Peter en el suelo, no se mueve
“Por favor, que no este muerto, no puede pasarme esto otra vez, Peter no, por favor” piensa mientras se acerca y le toma el pulso, aliviada comprueba que sigue vivo.
– Peter – susurra. De pronto se da cuenta de que no sigue sola, levanta la mirada y ve al Observador que se ha quedado parado frente a ellos, como si estuviera esperando alguna respuesta.
– ¿esta vivo? – pregunta con tono monótono el Observador.
– ¿Qué? – Olivia se queda como alucinada, pero enseguida se levanta y encañonando al hombre le grita
– ¡Quédese quieto! ¡Alto ahí! – ordena Oliva, pero el Observador se da la vuelta y huye, Olivia duda un segundo, pero enseguida sale corriendo tras él, por Peter no puede hacer nada, sólo llamar a Urgencias mientras ella persigue a su atacante.
– ¡Agente herido! En la azotea de la calle X. Estoy persiguiendo al agresor, hombre blanco, 1,80 de estatura, caucásico, calvo, es un Observador
Pero la persecución dura poco, lo ha perdido. No puede encontrarlo, así que desiste y vuelve tras sus pasos, al lugar donde ha dejado a Peter, vuelve a comprobar su pulso, ahora es más débil.
– Por favor Peter, no te vayas… – dice. En ese momento llegan los sanitarios, que separan a Olivia bruscamente del chico y lo trasladan a una camilla.
– ¿Quiere ir en la ambulancia? – pregunta uno de ellos.
– No, gracias. – responde ella.
Las puertas del vehículo se cierran y mientras se aleja, Oliva, con lágrimas en los ojos piensa “No es mi lugar”.
En el hospital, Walter espera sentado al lado de la cama de Peter, sigue inconsciente, y aunque los médicos han asegurado que no tiene daños internos, el científico está preocupado, pues el chico está tardando en despertar.
– Todo irá bien Walter – le dice Astrid que está a su lado – voy a salir a por un café ¿quieres uno?
– No…no puedo ni tragar mi saliva.
Astrid pone su mano en el hombro del científico y sale de la habitación. En el pasillo se sorprende de encontrar a Olivia. Está sentada en una de las sillas de la sala de espera, cabizbaja, apoyando una mano en su frente. Parece totalmente hundida.
– Olivia, no sabia que estabas aquí.
– ¿Cómo…cómo esta? – dice levantándose.
– Aún no ha despertado…pero no tiene daños internos… ¿no vas a entrar?
– No…no…no puedo – dice titubeando
– Olivia ¿estas bien? – Pregunta Astrid preocupada.
– Si…si – contesta Olivia intentando sonreír, pero lo único que consigue es una mueca.
– ¡Esta comenzado a despertar! – Grita Walter asomándose por la puerta de la habitación.
– ¡Enseguida voy Walter! ¿vienes Oli…? – Astrid se queda algo sorprendida, Olivia ya no está. Astrid suspira, siente una gran pena por ella.
Ya en la habitación, Peter despierta, pero parece algo desorientado.
– ¿don..donde estoy?
– En el hospital, te atacó un Observador ¿recuerdas?
– Si… ¿Y Olivia?
– No esta aquí, hijo – contesta Walter
– Ha tenido que irse, pero si que ha venido…- interviene Astrid
– ¿Esta bien? No estará herida ¿verdad?
– No, no… ella está bien, no le ha pasado nada – contesta la chica, y aunque es cierto, sabe que no es completamente verdad, el dolor que le ha mostrado la mirada de Olivia le ha confirmado lo que está sufriendo por dentro
Mientras Olivia se encuentra en su coche, no se ha movido del parking del hospital, se siente incapaz. No está llorando, ya no tiene lágrimas, piensa que está perdiendo mucho tiempo en luchar contra esos sentimientos que la están matando por dentro. Quiere estar con Peter, pero se acuerda de su sonrisa, cuando en la cafetería, recordaba a la Otra. Le daba a entender que la amaba, y aunque Peter dijera que las confundió, que era a ella misma con quien pensaba que estaba tratando, no puede creerle. No podría estar a su lado pensando que él las estaría comparando y sabe que ella no ganaría esa competición. Esa sonrisa… cada vez que cierra los ojos la ve, y eso… Olivia decide no volver a sufrir, tampoco volver a amar. Anulará sus sentimientos como le enseñaron en el Ejercito, encerrará su corazón bajo llave. Como soldado que es, a partir de ahora actuará como tal. Lo necesita para seguir trabajando al lado de Peter.

ZONA SHIPPER De copas

ZONA SHIPPER

De copas

Situación temporal emocional Peter/Olivia: Poco después de iniciar su relación

Peter y Olivia se encuentran una noche en su bar habitual, tomando unas copas. Él le está contando una de sus historias. Ella presta atención con una sonrisa en la cara
-…Y entonces el tipo salió corriendo desnudo con la ropa en la mano.
-¿Y no volvió? ¡Eres increíble!- contesta Olivia con una carcajada que de repente se corta…se queda mirando hacia el suelo, como si hubiese recordado algo que no le gusta, Peter se da cuenta y sabe lo que ocurre. Olivia y esos pensamientos oscuros que la acosan de vez en cuando y él no puede hacer nada, sólo estar a su lado y comprenderla. Cuando ve que se pierde en sus recuerdos, la llama, toca su mano para traerla de nuevo a la realidad.
– Olivia… ¿Qué te ocurre? ¿Estas bien?
Ella levanta la mirada, Peter se fija en sus ojos, se han vuelto tristes, verla así le hace sufrir también.
-Si – responde ella sonriendo de nuevo, aunque esta vez su sonrisa es apenas una mueca – Estoy bien…tranquilo… ¿Qué le ocurrió a ese tipo después?
– Ni idea, le perdí la pista… ¿Quieres que nos vayamos?
– Bien, vale… – dice Olivia algo pensativa
– ¿tomamos un taxi? – Pregunta Peter, cree que Olivia no se siente bien, y quiere llegar cuanto antes a casa para poder estar con ella a solas y cuidarla lo mejor que pueda.
-¿Podemos volver dando un paseo? – pregunta ella
– Por supuesto – contesta él sonriendo mientras le acaricia el pelo – me gusta la idea
Ya en la calle, Peter rodea con su brazo los hombros de Olivia, y ella le sujeta por la cintura. Caminan en silencio por la calle, están bien, no hacen falta palabras.
Al llegar al puente que hay sobre el río Charles, se detienen.
– ¿Qué te ocurrió en el bar? – pregunta Peter rompiendo el silencio
– Nada, de verdad – se excusa ella – simplemente…
– Cuéntamelo, quiero saber que pasa por tu cabecita –dice logrando que Olivia sonría aunque sólo sea ligeramente
– No quiero que te preocupes – dice mientras le apoya su cabeza en el pecho de Peter
– Tranquila, ya sabes que lo único que quiero es cuidar de ti…quiero saberlo todo – dice mientras le acaricia el pelo – cuéntamelo Olivia
– Ni siquiera se lo que pasó, Peter…de pronto me sentí mal…por estar riendo, por pasármelo bien, como si algo me dijera que no tengo derecho a eso
– Olivia….- dice abrazándola mas fuerte aún – no pienses eso, eres la persona mas valiente, decidida y buena que conozco, tienes todo el derecho a reír, a disfrutar a ser feliz, no tienes que lamentarte…y para eso estoy yo, para procurar que lo seas.
– Lo se…pero todo a lo que nos enfrentamos, el Otro Lado, el arma…no puedo…
– Puedes y lo vas a conseguir, serás feliz, lo seremos, los dos juntos – dice levantando la cara de Olivia para besarla. Olivia responde abrazando aún mas a Peter…le necesita como nunca lo ha hecho. Siente que sin su apoyo no podría enfrentarse a nada de lo que le espera. Y Peter piensa lo mismo, sin ella a su lado, no podría soportar todo lo que le está ocurriendo en su vida relacionado con su implicación en la destrucción de Universos. Los dos se necesitan y en ese puente, mientras se besan, comprenden que su mundo no sería lo mismo si se separan.

ZONA SHIPPER Charlas a Medianoche

ZONA SHIPPER
Charlas a Medianoche

Tras la visita de los dos Observadores, Olivia duerme aún menos, y aunque ha aceptado la posibilidad de haberse quedado embarazada, necesita que Walter le saque de dudas respecto a la situación que está viviendo. En la cocina y ante una taza de esas infusiones que le prepara el científico se decide a preguntar.
– ¿Y tu crees que mi hijo puede ser definitivo para algo?
– Creo que no deberíamos hablar de esto
– ¿Por qué Walter?
– Peter me lo ha pedido encarecidamente, más bien me ha obligado a no comentar nada de esto contigo.
– ¡Vaya! ¿y porque?
– No quiere que te preocupes mas de lo que estas.
– Prometo no hacerlo ¿Podemos hablar ahora?
– bueno… si Peter no se entera…
– Te juro que no se lo voy a contar.
– Vale… ¿Qué te puedo decir? Por que te aseguro que yo se tanto como tu, o menos.
– ¿Crees que mi hijo va a ser tan importante como para que dos Observadores venga a presenciar su concepción?
– Pues mira Oliva, después de que han pasado varios días, lo he pensado mejor. Estoy seguro…no.
– ¿cómo que no? ¿Entonces…?
– Es bien sencillo. Se trata de Peter, él es el importante, él es la llave para la destrucción del Universo.
– Y dime ¿Acaso estoy embarazada?
– Lo mas seguro…si… los Observadores…
– ¿entonces por que estaban aquí? ¿para presenciar la concepción de un niño normal que no va a influir en nada más que en su propia vida?
– Simplemente, por que es el hijo de Peter, nada mas… es el heredero del salvador o destructor… aunque prefiero lo primero, espero que no sea lo segundo, mejor salvador, si…me gusta más – dice pensativo
– Walter, por favor.
– Peter es importante, y todo lo que venga de él también lo es…tu misma eres importante por ser la mujer que ama.
– Entonces… el niño no tiene nada que ver…
– Puedes estar tranquila…me equivoqué en mi apreciación ¡estaba entusiasmado! ¡Dos Observadores me confirmaban que iba a ser abuelo!
– espero que no te equivoques Walter
– Pero era lo que queríais ¿no? ¿Queríais tener hijos?
– Si, Peter y yo lo habíamos hablado y lo cierto es que estábamos intentándolo…
– ¡Estáis aquí! – Exclama Peter entrando en la cocina – ¿estas son vuestras famosas charlas a medianoche? – dice acercándose a Olivia y besándola.
– ¿Qué haces aquí? – pregunta Walter incomodo
– Bueno, me he despertado, Olivia no estaba… no quería interrumpir, pero tenía sed, no he tenido mas remedio – dice mientras se sirve un vaso de agua.
– Creo que ya es hora de que me retire Walter – dice Olivia levantándose – ¿Vienes Peter?
– si, enseguida – le contesta sonriéndole. Olivia le besa y se marcha.
– ¿Y bien Walter? ¿Se lo has dicho?
– Como tú querías… ¿crees que así Olivia estará más tranquila?
– Por lo menos una temporada…Por cierto Walter ¿Piensas que estamos más tranquilos por lo que ha pasado? ¿Me refiero a lo del niño?
– Puede ser… hace tiempo que no hay casos extraños, quizás hayan descubierto otra forma de activar el arma.
– ¿Y esa forma es mi hijo? ¿Es que acaso ya no les intereso?
– Eres muy difícil de conseguir, quizás tengan un plan B.
– Si por mí fuera, me entregaría, con tal de que dejen en paz a Olivia y al bebé
– Claro, pero entonces acabarían con nuestro Universo y de paso con ellos dos.
– Tengo que encontrar la forma de salvar los dos Universos, por mi madre, por Olivia, por mi hijo…por todo el mundo.
– Por supuesto, hijo…y yo te ayudaré…estamos juntos en esto.

ZONA SHIPPER 13.- Mails en el FBI

ZONA SHIPPER
14.- Mails en el FBI

De: T.Smith@FBI.org
A: RRHH@FBI.org
Asunto: Olivia Dunham

Actualización estado civil de Agente Especial Olivia Dunham: casada
Contacto de emergencia: Peter Bishop. Esposo
Nota: No hay cambio de apellido

De: RRHH@FBI.org
A: T.Smith@FBI.org
Asunto: Re: Olivia Dunham

¿Se ha casado la Agente Dunham?
¿Con su compañero? ¡Cuéntame!

De: T.Smith@FBI.org
A: RRHH@FBI.org
Asunto: Re: Re: Olivia Dunham

No es su compañero. Tiene categoría de asesor civil. Estaba cantado, hacían una magnifica pareja. Y aunque no te puedo contar mucho, se lo merecen

De: RRHH@FBI.org
A: T.Smith@FBI.org
Asunto: Re:Re:Re: Olivia Dunham

Pero dime ¿Cómo fue la boda? ¿Fue tu jefe, el Agente Broyles?

De: T.Smith@FBI.org
A: RRHH@FBI.org
Asunto: Re: Re: Re: Re: Olivia Dunham
Si, el Agente Broyles acudió, es quien me ha dicho que mande el mail de actualización, pero fue la Agente Junior Astrid Farnsworth quien me ha contado más. Fue en una capilla del centro, muy intima, pocos invitados. La Agente Farnsworth fue testigo. Según ella, fue precioso.
De: RRHH@FBI.org
A: T.Smith@FBI.org
Asunto: Re: Re: Re: Re: Re: Olivia Dunham

¿Y como iba vestida ella? ¿Y la luna de miel? ¿Estaba embarazada? Parece muy precipitado

De: T.Smith@FBI.org
A: RRHH@FBI.org
Asunto Re: Re: Re: Re: Re: Re: Olivia Dunham

Según la Agente Farnsworth ella iba con un vestido de satén largo, color gris, cuello pico, el pelo lo llevaba suelto con una flor que le puso su sobrina. La luna de Miel dice que sólo será el fin de semana en una cabaña cerca de Boston, no puedo darte más datos por razones de seguridad ¿embarazada? Aunque aún no lo han hecho oficial, se rumorea que si, pero ya estaban prometidos anteriormente…Me alegro enormemente por ella…

De P.Broyles@FBI.org
A: RRHH@FBI.org, T.Smith@FBI.org
Asunto: Olivia Dunham

Hagan el favor de dejar este asunto o me veré obligado a tomar medidas

P.D.: Luego pasen por mi despacho para ver las fotos de la boda.

ZONA SHIPPER 12b .- Al día siguiente…

ZONA SHIPPER

12 .- Al día siguiente…

… De la visita de los Observadores, Peter baja a la cocina, no con muy buena cara, Walter ha terminado de desayunar
– ¿Cómo esta Olivia? ¿Habéis dormido bien?
– ¿Dormir? ¿Qué es eso? Olivia esta agobiada y no ha descansado nada…de verdad, Walter podías haber esperado a hoy
– Pero…pero…
– Lo entiendo, Walter. Pero conoces a Olivia, cuando se preocupa, lo hace de verdad…
– Me marcho a trabajar – Dice Olivia entrando en la cocina y acercándose a Peter, para darle un beso de despedida
– ¿No tomas un desayuno? En tu est….
– Walter, por favor….espera Olivia, te acompaño al coche
Ya en la calle, y al lado de vehículo.
– ¿Quieres que te acompañe? Pareces nerviosa
– Tranquilo, no pasa nada…Peter, ¿de verdad crees que…?
– Estoy seguro, pero siempre y cuando tu lo quieras…Aún tenemos tiempo para pensarlo…hasta que se confirme. Mientras tanto, no hay que ponerse nerviosos. ¿De acuerdo?
– Bien, vale
– Tranquilízate, deja de darle vueltas al asunto… ¿lo harás por mi?
– Esta bien… será mejor que me vaya – dice Olivia besando de nuevo a Peter
– ¿nos vemos luego?
– Por supuesto…- dice subiendo al coche y marchándose
En el FBI, Olivia decide hablar con Broyles

– Agente Dunham, ¿Qué ocurre?
– Señor.
– ¿Si? ¿Quiere algo?
– No se como decirle esto, señor. Anoche, dos Observadores estuvieron en mi casa… fuera, quiero decir
– ¿Cómo…qué hacían allí? ¿Cómo que les vieron?
– Walter, los vio a través de la ventana, y salió a preguntarles
– ¿Preguntarles? – Broyles parece cada vez mas sorprendido
– Si. Los encontró mirando hacia…mi, nuestra habitación.
– Walter cree que…que, como decir esto…que estaban esperando…la concepción
– ¿la concepción de qué?… ¡oh! Quiere decir que posiblemente se ha quedado embarazada… ¿Por qué había dos observadores en la calle?
– Uno de ellos dijo, según Walter, algo así como “ya se ha producido”
– Interesante…
– Walter cree que este “posible niño”, puede ser el causante de algo en el futuro…bueno o malo.
– Agente Dunham, si eso ocurre, tenga por seguro que estaremos a su lado, que su hijo tendrá toda la protección posible…
– Siempre que ocurra de verdad y que no haya sido todo imaginación de Walter
– Por supuesto…Olivia, no se preocupe, todo estará bien.
– Gracias señor.
– Ahora tenemos un nuevo caso… ¿Cree que podrá…?
– Señor, ni siquiera se si lo estoy, en todo caso tiene unas horas…
– Bien, entonces llame a los Bishop.

El caso implica volver al laboratorio con un cadáver que tiene unas lesiones muy extrañas…Walter recibe a Olivia con una gran sonrisa
– Pasa, pasa cariño…aunque no se si tendrías que estar aquí…
– Walter, por favor…- le recrimina Peter
– ¿Y si el muerto tiene un virus que afecta al feto?
– ¿El feto? – Pregunta Astrid – ¿Estas embarazada Olivia?
– Aún no lo sabemos – repite cansado Peter.
– ¡Enhorabuena Olivia! – Le felicita Astrid – vas a ser una madre estupenda, y mas aún con Peter a tu lado
– Astrid, Walter vio dos Observadores, y supuso que estaban allí por eso – contesta Olivia
– Oh.
– Así que dejemos el asunto, ¿de acuerdo? Cuando sepamos si es cierto o no, serás una de las primeras en enterarse…incluso, si quieres, seras su madrina
– ¡Gracias!

El caso sigue, y a pesar de que Walter le dice a todo el mundo que su nuera esta embarazada, logran resolverlo… Tras presentar el informe pertinente en el FBI, Olivia se encuentra con Peter en la puerta del Edificio Federal

– ¿nos vamos?
– Si… ¿podemos ir a tomar unas copas?
– ¿Estas segura?
– Aun ni siquiera se si estoy embarazada… ¿Por qué no puedo tomarme las últimas?
– Como quieras…

En el bar, les ponen un whisky a cada uno, Olivia lo mira, se lo piensa un rato, y desplaza el vaso hacia Peter.

– Para ti… ¡ponme una tónica!
– ¿y ese cambio? – pregunta el camarero
– Estoy embarazada…- asegura
– ¡Enhorabuena! Esta noche estás invitada. A ti también – le dice a Peter estrechándole la mano. – ¿y de cuanto estas? Para ir encargando más tónicas para ti, porque volveréis ¿cierto?
– Aproximadamente de unas 20 horas.
– ¿Cómo…como lo sabes tan pronto?
– Dos calvos mirones se lo han dicho a mi suegro…salud.

12.- Zona Shipper Los Observadores

ZONA SHIPPER

12 .- Los Observadores

Una noche, mientras Peter y Olivia están en su habitación, Walter se encuentra en la cocina preparándose una de sus infusiones de hierbas, en un momento dado decide asomarse por la ventana del salón y asombrado ve a dos Observadores parados en la calle. Intrigado sale a la calle y se sitúa junto a ellos. Están mirando hacia la casa.

– ¿Qué, que están haciendo aquí? ¿Por qué miran hacia la habitación de los chicos? Creo que ahora… ¿estáis aquí por que quizás…?
– Ya ha sucedido – dice de pronto uno de ellos, sacando su libreta y anotando en ella.
– ¿Es eso lo que creo que significa? Pero…pero…oh, oh, oh, ¿Dónde vais? – Pregunta nervioso mientras ve como los Observadores se alejan, no sabe que hacer, si seguirlos o no…Decide volver a la casa. Allí, sube corriendo las escaleras y llama a la puerta de su hijo
– ¡No puedes entrar! ¡No tienes que hacer nada aquí!
– Es algo urgente, muy urgente…demasiado urgente
Walter escucha unos murmullos y pasados unos segundos Peter entreabre la puerta, a lo que el científico aprovecha y se cuela en la habitación, Olivia esta vez ya está cubierta con la sabana
– ¡Que te he dicho Walter! No…no….
– Tengo que decirle algo a Olivia, es algo importante para ella…bueno, para ti también, hijo, por supuesto. Por que… ¿estabais haciendo el amor verdad? Si, por supuesto, Olivia está desnuda – dice el científico nervioso
– ¡WALTER!
– Me marcho, bajad inmediatamente, os incumbe a los dos
– Vale, tranquilo Walter, ya vamos – dice Olivia intentado calmar la situación. Walter, aun reticente se marcha murmurando dejando a la pareja algo asombrada.
– ¿Qué le debe pasar? Será mejor que bajemos. Y tranquilo Peter…
– Lo intentaré por ti, nada mas…- dice mientras se pone los pantalones y una camiseta y marchándose de la habitación. Baja a la cocina, encontrándose con un Walter algo alterado
– No vuelvas a hacer eso – dice Peter enfadado – si no quieres que nos marchemos a vivir a otra parte
– No lo hubiese hecho si no fuera importante. Respeto mucho vuestra intimidad, ¿Cuántas veces os he molestado? Aparte de aquella que os pille infraganti, pero claro no sabia que Olivia estaba aquí
– Walter…Walter… ¿Qué es lo importante?
– ¿Y Olivia? Es a ella a quien se lo tengo que decir
– ¿Qué me tienes que decir? ¿Qué es tan grave para ponerte tan nervioso? – pregunta Olivia entrando en la cocina
– Acabas de quedarte embarazada
– ¿Qué? – preguntan los dos a la vez
– Espera Walter, ¿nos has levantado para esto? ¿Por una de tus locuras?
– No hijo, no. Dos Observadores estaban en la calle
– ¿Observadores? ¿Qué hacían aquí?
– Estaban mirando hacia vuestra habitación. Supongo que no estarían ahí por que querían estar presentes mientras hacíais el amor. Quizás estén un poco necesitados, pero vamos…postulo que estaban presentes por que se había producido la concepción, incluso uno de ellos susurró algo así como “ya ha sucedido”, lo ha anotado en su libreta y se han marchado.
– ¿Estas seguro Walter? – Pregunta Peter – ¿no habrá sido una alucinación?
– ¿la aspirina tiene efectos alucinógenos? A no ser que…no, estoy totalmente seguro…
– ¿Y que hacemos? – Pregunta aturdida Olivia
– ¿Cómo que qué hacemos? – Pregunta Peter
– Si ellos estaban aquí, si Walter tiene razón, entonces significa este niño…
– Si es que te has quedado embarazada – le corta Peter
– Quiero decir, si eso ha ocurrido, puede ser importante para el futuro…puede que sea responsable de algo.
– Que puede ser bueno o malo, eso no lo sabemos – afirma Walter
– No quiero que mi hijo sufra. No quiero que pase lo mismo que yo. – Comenta nerviosa Olivia
– Tranquilízate. Aun no sabemos siquiera si has quedado embarazada – dice Peter intentando controlar la situación, está viendo como Olivia se está poniendo nerviosa, y quiere calmarla
– Walter los ha visto. Están aquí para observar momentos cruciales de la historia…- insiste ella
– Repito, puede ser para algo bueno o…malo
– Lo sabemos Walter. Déjalo ya ¿bien?
– Si Walter está en lo cierto, quizás no debería tener este hijo
– Repito, aún no sabes si estas embarazada, aunque lo cierto es que puede ocurrir con cualquier hijo que tengamos
– Con el primero, sobre todo – interviene Walter
– Quizás cambien las cosas, llegará un momento que dejemos de interesar a los del Otro Lado, que encontréis la forma de solucionar el problema
– ¿Y cuando crees que ocurrirá eso? Tenemos que seguir con nuestras vidas
– Tú quieres que lo tenga ¿verdad?
– Pues ya que lo dices, si. ¿Y tu no? Te encantan los niños
– Pero…
– Le protegeremos Olivia, no estará solo. Mira, estamos hablando prematuramente. Por mucho que diga Walter hasta que no lo confirmemos no podemos seguir hablando de esto.
– Pero…- intenta seguir Walter, pero Peter le corta
– Pero nada, ya has hecho suficiente por hoy, lo mejor es que nos vayamos a dormir. Si es que podemos, podías haber esperado a mañana…
Continuará….